Obesidad felina

La obesidad en los gatos  es la enfermedad nutricional más frecuente.
gato obeso es aquél que supera entre un 15 y un 20% el peso considerado normal para su raza, sexo y edad.
La obesidad se puede valorar objetivamente en los gatos de raza ya que existe un estandar de peso del gato adulto tanto para hembras como para machos al que nos podemos referir.

Para gatos comunes europeos no hay un estandar de peso, pero nos podemos guiar por la media de peso de los gatos de razas medianas que es de 3-4 Kg para las hembras y 4-5Kg para los machos.
Así, en términos muy general podemos considerar obeso un gato de más de 6Kg si es macho y de más de 5Kg si es hembra.

Lo importante a resaltar es que un gato obeso es un gato enfermo .

la obesidad felina está relacionada con varias enfermedades:

  • Diabetes.
  • Enfermedad hepática (hígado graso).
  • Pancreatitis.
  • Problemas cardio-vasculares.
  • Alteraciones del sistema inmunitario.
  • Aumento en la incidencia de cáncer.
  • Enfermedades articulares.
  • Predisposición a padecer enfermedades de las vías urinarias (sobre todo en machos castrados).
  • Dificultad respiratoria.
  • Trastornos digestivos como diarrea y estreñimiento.
  •  Enfermedades de la piel por falta de acicalamiento.

 

¿Porque mi gato tiene sobre peso ?

Hay diferentes factores por los que uh gato puede tener obesidad o sobrepeso entre ellos:

1)      La edad

La obesidad se presenta con mayor frecuencia en gatos de mediana edad, un estudio nos indica que aumenta su incidencia entre los 5 y  11 años y tiende a disminuir a partir de los 13 años. Es bastante difícil que nos encontremos con un gatito joven padeciendo esta enfermedad.

2) Esterilización y sexo:

Uno de los factores predisponentes más importantes es la esterilización, y a su vez, la incidencia de obesidad es aún mayor en machos castrados que en hembras castradas.
El uso de anticonceptivos en gatas es un factor que predispone a la obesidad.

3) Factores ambientales:

Se podría suponer que un gato viviendo en un pequeño departamento va a estar más predispuesto a la obesidad que otro viviendo en una casa más grande y con acceso al exterior, la verdad es que varios estudios demuestran que no siempre es así y que lo que más influye es el no proporcionarle a nuestros gatos un medio ambiente enriquecido que les permita jugar y realizar ejercicio.
Entonces más que el tamaño del ambiente en que vive, el factor de riesgo relevante es el sedentarismo y la falta de ejercicio.

Otro factor ambiental importante incluye al propio dueño. En general  personas que tienen exclusivamente gatos como animales de compañía son más propensas a darles más golosinas y a ceder con mayor facilidad a sus exigencias por el alimento.
En general, caen en el error de pensar que cuando su gato se acerca exigiendo atención, éste siempre lo hace porque tiene hambre, entonces les dan de comer y lo que logran con esto es fijar ese comportamiento que termina por convertirse en un hábito peligroso para su salud.

4) Tipo de alimento y forma de suministro:

La alimentación con raciones demasiado palatables (sabrosas) determina que el consumo de alimento sea mayor.
Si a esto le agregamos que el dueño le suministra una cantidad superior a la necesaria para mantenerse, vamos a tener en consecuencia un gato obeso.

También puede influir el modo en que suministramos el alimento, si se lo damos en dos o tres raciones demasiado voluminosas, tal vez estemos favoreciendo un mayor consumo. Es preferible dejarles a disposición la cantidad adecuada de alimento para que el gato la consuma de a poco y en varias porciones durante el día.
o si tenemos un gato glotón, si la dosis recomendada para el son 60 gramos dividir esa ración en 2 o 3 al dia; es decir ej; 2 de 30 un de mañana y otra de noche
recordemos que el gato nunca se acostumbra a comer solo una vez al día

Prevención de la obesidad felina:

  • Conocidos los factores que predisponen a que nuestros gatos sean obesos es fácil saber como evitarlo.
  • Lo fundamental es proveerles de un ambiente adecuado que facilite el ejercicio con juguetes y espacios que los estimule a gastar energía.
  • Interactuar con ellos y estimularlos a hacer ejercicio usando pelotas,  juguetes de láser, etc.
  • Prestar atención en el aumento de peso sobre todo en gatos de mediana edad (6 a 10 años) que como vimos son los que están más predispuestos a la obesidad.
  • Vigilar el aumento de peso después de la esterilización. Se recomienda programar con el Veterinario dos o tres revisiones de peso entre los 6 y 12 meses posteriores a la esterilización con la finalidad de identificar los gatos en situación de riesgo y corregir un eventual incremento de peso antes de que este se transforme en un problema.
  • Proporcionarles una alimentación de calidad y siendo muy rigurosos en las cantidades suministradas a diario.
  • Si nuestro gato tiene tendencia al sobrepeso, son muy útiles los alimentos Bajas Calorías o Lights  o vida sana, pero estos mismos alimentos no nos servirán de nada si es que nuestro gato ya está con sobrepeso u obeso.
  • Evitar darles de comer cada vez que nos “pidan”, sobre todo evitar darles de nuestra comida y no exagerar con los snacks para gatos.

Si ya tenemos un gato obeso, hay que tener cuidado en la implantación de una dieta para bajar de peso. Está contraindicado restringir en demasía la cantidad de un alimento de mantención, esto podría traer como consecuencia carencias en determinados nutrientes e incluso la aparición de enfermedades hepáticas entre otras.

antes de irme un  consejo mas, yo tengo 2 gatos 1 de ellos con un poco de sobre peso ¿ por que ?
el gato1 comía su ración y se recerbaba un poco de alimento para mas tarde; gatito 2 terminaba de comer su alimento y inmediatamente iba a comer todo lo que su hermano había dejado en su plato, moraleja si tiene 2 gatos cuiden el doble el tema de alimentos, un gato goloso siempre quiere mas