¿puedo bañar a mi perro si esta embarazada?

banar-perro-con-champu-personas

¿Se puede bañar a una perra embarazada?

 

Quienes quieren cuidar perfectamente de su fiel compañera y ayudarla en todo lo posible mientras pasa por la etapa de gestación se preguntan cosas como cuál es la mejor forma de mantener la higiene durante este tiempo y si se puede continuar lavando como siempre o bien, si hay que tener algo más en cuenta. La respuesta es que por supuesto hay que mantener una buena higiene y, efectivamente, SÍ se puede bañar a una perra embarazada.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la frecuencia de baño deberá ser la misma de siempre, es decir, una vez cada 2 o 3 meses si la hembra es de pelo corto o bien, 1 vez al mes si es de pelo largo. Evidentemente, si alguna vez se ensucia mucho de forma accidental se puede bañar de nuevo aunque no haya pasado este tiempo recomendado, pero si es posible conviene hacerlo con paños húmedos o de otras formas que no produzcan tanto estrés como suele suceder en los baños habituales.

Así, es recomendable bañar a tu perra embarazada al principio y a mitad de la gestación. Recuerda que el periodo de gestación en los perros suele durar entre 63 y 67 días, así que haz bien los cálculos, ya que hacia el final de esta etapa no es nada aconsejable hacerlo. Los motivos por los que NO se debe bañar una perra al final del embarazo son que el estrés la afectará más fácilmente al estar algo más delicada y, además, a las pocas horas antes de parir el canal vaginal empezará a dilatar y bañándola se corre el riesgo de producir una infección, ya sea por bacterias, hongos u otros microorganismos.

Además, como otra de las dudas más frecuentes en este aspecto es si se puede bañar a una perra recién parida o no, en este otro artículo de un. COMO te contamos todos los detalles de este momento en el que es necesario conocer las medidas de higiene necesarias y adecuadas.

Cómo bañar a una perra embarazada correctamente – consejos

Es necesario que para bañar a nuestra perra preñada de forma correcta y evitar, así, problemas durante estos momentos sigamos una serie de consejos para bañar a una perra embarazada:

Elije el champú adecuado

Es necesario elegir un champú adecuado a las necesidades del pelaje y la piel de nuestra compañera de cuatro patas. Podemos seguir usando el mismo shampoo de siempre, aunque es preferible si se utiliza uno suave, como el champú de avena. Hay que evitar los jabones que no sean específicos para perros, los que lleven perfumes u otras sustancias fuertes y los medicados, excepto si el veterinario lo prescribe por algún motivo en este momento.

Temperatura del agua

La temperatura del agua debe ser entre tibia y caliente, cercana a la temperatura corporal de los perros. Normalmente, los veterinarios aconsejan que la temperatura sea de entre los 30ºC y los 39ºC. Por supuesto, se deben evitar temperaturas superiores para no quemar a nuestra perra, por lo que se aconseja regular el agua antes de que ella entre en el baño y no hacerlo mientras ya está en la bañera.

Evita el estrés

Es vital evitar a toda costa el estrés para nuestra compañera gestante, ya que este es muy dañino para la salud en cualquier situación, pero en plena gestación no solo afectará a la madre, sino también a los cachorros que se están desarrollando pudiendo causar problemas graves. Así, procura que no haya cambios bruscos de temperatura, que no haya ruidos fuertes y que el tiempo del lavado y aseo sea lo más breve posible. Además, cuando la enjabones procura hacerlo con masajes suaves y circulares, que la ayuden a relajarse.

Cuidado con el vientre

Deberás tener mucho cuidado con los bordes de la bañera para evitar golpes, así como procurar que el agua no salga con fuerza para evitar tanto el estrés como el posible daño a tu perrita y su vientre por la presión. Es preferible que estés un poco más echando agua sin apenas presión, que no aumentarla para acabar de enjuagarla en segundos.

Seca bien a tu perra embarazada

No es necesario que la seques por completo, a no ser que haga frío fuera. Recuerda que, al tener que evitar el estrés, será mejor que no utilices un secador ni expulsador de aire de ningún tipo. Lo mejor es secarla con toallas, masajeando bien el pelaje y dejar que se acabe de secar correteando. Sin embargo, si no te queda otra que usar un poco el secador, asegúrate primero de retirar el máximo de agua con la toalla y después usa una temperatura tibia, con poca fuerza y a una distancia de más o menos un metro.

¿Puedo bañar a mi perra embarazada con antiparasitarios?

Además de la duda principal sobre la higiene, otra cuestión que muchas personas tienen respecto a esta etapa en la que se encuentra su fiel compañera está relacionada con las desparasitaciones. Hoy en día existen diversos productos y marcas de antiparasitarios internos y externos, por lo que es muy normal que nos hagamos preguntas como si se puede o no bañar a un perra embarazada con asuntol, frontline, advantix, etcétera.

La respuesta es clara, mientras nuestra perra esté gestante NO se puede desparasitar, ni bañarla con champús, polvos, pipetas, etcétera, ni usar pastillas o comprimidos antiparasitarios. El motivo es muy simple, existe el riesgo de intoxicar a los cachorros en desarrollo y de complicar el embarazo. Por ello, no se recomienda desparasitar a una hembra gestante en ningún caso y si sucediera que ya está embarazada cuando se llena de parásitos del tipo que sean, lo mejor es comentarlo con el veterinario para ver qué conviene hacer, aunque habitualmente la mejor opción es desparasitarla con   remedios naturales que no dañen a los fetos o bien, hacerlo a mano en el caso de los parásitos externos, como pulgas y garrapatas.

Así, es necesario tener en cuenta que si el embarazo es planeado, conviene hacer la desparasitación tanto interna como externa varios días antes de la monta, así tanto la madre como los cachorros estarán protegidos sin riesgos para los pequeños en desarrollo.